Consejos para copiar en un examen

como-copiar-en-examen

Los equipos de comunicación con tecnología punta se han convertido en elementos que pueden utilizarse como chuletas efectivas para copiar en los exámenes, ya sea en la universidad u otras instituciones de educación, así como en oposiciones. En este post te enseñaremos cómo copiar en los exámenes con estos dispositivos.

Las típicas chuletas: Un clásico para copiar en los exámenes

Una chuleta es una de las herramientas clásicas utilizadas desde hace muchos años para copiar en exámenes, en especial las de materias complejas como matemáticas, química o física, en las que se utilizan fórmulas que pueden olvidarse con facilidad a la hora de intentar resolver un problema.

Entre los diferentes tipos de chuletas que existen para copiar en un examen, las más clásicas son:

Cambiazo: Que consiste en escribir en varios folios las posibles preguntas que salgan como primeras en el examen. Una vez que tienes las preguntas de la prueba, sacas el taco de folios y ubicas aquel que tiene la respuesta a la primera pregunta y así vas respondiendo. Es una chuleta efectiva para las pruebas con pocas preguntas de respuesta larga, aunque a veces solo ayuda con la mitad.

En caso de que te entreguen folios que tienen impreso el logotipo de la universidad, puedes llevarte una de las hojas y fotocopiarlas, pues luego solo tienes que escribir sobre ellas las respuestas a la que puede ser la primera pregunta.

Cambiazo Mix: Esta técnica consiste en aplicar el mismo procedimiento anterior, pero llevando varios folios con la segunda pregunta también. De esa manera puedes sacar dos hojas de estas durante el desarrollo de la prueba, colocándola debajo de la primera para que el profesor no se dé cuenta.

Si acaso el docente se acerca mucho a ti, solo tienes que juntar ambos folios y actuar con total normalidad para no levantar posibles sospechas.

Chuleta de papel: También se le conoce como chuleta clásica y consiste en escribir con letra muy pequeña, en un trozo de papel recortado, las respuestas a las posibles preguntas del examen. Este papel se esconde en un lugar estratégico donde el profesor no pueda verla. La ventaja de esto es que existen diversas opciones para lograrlo.

Chuleta Tipex: Es una chuleta que se puede hacer de dos formas: sustituir la etiqueta del envase de Tipp-ex y pegarle una plantilla que contenga la información que se necesita o esconder un rollo de papel debajo de dicha etiqueta. Esta segunda alternativa es más compleja pero igual de efectiva.

Escribe en la mesa: Este es un mecanismo un poco arriesgado y no muy original para copiar en un examen, pues consiste en escribir suavemente sobre la mesa las respuestas que necesitaremos para el examen. Esto se hace con un lápiz o portaminas y sobre una mesa que tenga suciedad y algunas rayas que ayuden a disimular la escritura.

Para ello es necesario utilizar una letra muy pequeña y escribir en diferentes partes de la mesa. Después del examen simplemente borras la información con la mano y listo.

Dónde esconder las chuletas para un examen

Hoy en día existe una gran variedad de sitios en los que se puede esconder una chuleta con facilidad. Algunas de las opciones más efectivas para esto son:

El puño: El puño de los jersey tiende a ser bastante ajustado, por lo que representa uno de los sitios más idóneos para esconder una chuleta para examen, pues resulta bastante difícil de detectar y te permite manipularla con facilidad.

Una falda: Cuando se utiliza una falda corta, basta con sujetar una chuleta de papel normal a la pierna, utilizando un liguero muy discreto. Es una técnica que resulta bastante arriesgada, por lo que quien la use debe ubicarse entre los últimos lugares del salón.

Bajo el examen: Esto se trata de esconder la chuleta bajo la hoja del examen y sacarla un poco para poder ver bien lo que se copiará. En caso de que el docente se acerque mucho, solo se empuja la chuleta y se deja bajo la hoja.

Dentro de un estuche: El lugar más cómodo en el que puedes esconder la chuleta es dentro del estuche en el que llevas algunos lápices y demás elementos. De esa manera simulas que estás buscando algo dentro y visualizas la información a copiar.

Bajo el estuche: Es el método basado en ubicar la chuleta debajo del estuche donde llevas tus utensilios y sacarla un poco para ver la información que necesitas copiar. En caso de que el profesor se acerque solo tienes que empujarla debajo de dicho estuche y listo.

Tetrabrik de un zumo: Consiste en guardar la chuleta en un envase de zumo vacío, que tenga la pajita, al que se le hace una abertura al estilo puerta, por donde se introduce la chuleta y se pega a la puerta, la cual funciona como una especie de bisagra que puedes cerrar con facilidad en caso de que el profesor se acerque mucho.

Consejos para hacer chuletas

Ahora que ya conoces algunas de las técnicas más efectivas para hacer y esconder las chuletas durante un examen, es importante que consideres este tip o consejo efectivo para que esto te salga tan bien como lo esperas: Usa el Chuletator para elaborar las clásicas chuletas impresas, en vista de que resulta muy efectivo porque te permite ingresarle bastante texto a un trozo de hoja bastante pequeño. Preferiblemente que el tamaño no sea superior a 5.

Dónde sentarnos para copiar con chuletas

El lugar donde te sientes dentro de la sala a la hora de hacer un examen es determinante para que puedas o no sacar una chuleta con la comodidad que necesitas. Por ello, lo más acertado es que te ubiques en la parte de atrás del aula, o en una de las áreas menos transitadas por el profesor.

Ahora bien, si no se quiere levantar algún tipo de sospecha también es válido sentarse en la parte delantera, pues es una zona riesgosa, pero en la que puedes pasar desapercibido por el docente.

Bolígrafos para copiar en el examen

Uno de los métodos efectivos para copiar en un examen es utilizar un bolígrafo, al que se le conoce como chuleta boli Bic. Consiste en rayar un lapicero transparente, utilizando la punta del compás, un alfiler o cualquier objeto con filo delgado. Es un poco engorroso hacerlo pero pasa desapercibido ante los ojos de cualquier profesor. Esta técnica es muy acertada para las fórmulas matemáticas.

Los móviles y los pinganillos

Si quieres utilizar recursos tecnológicos para copiar en un examen, entonces puedes optar por un móvil o un pinganillo. La primera opción consiste en colocar el texto en el teléfono y leerlo durante el examen. También puedes conectar un pinganillo al móvil.

Los pinganillos para examen

Una de las técnicas más efectivas que existen hoy en día para copiar en un examen es el uso de los pinganillos o auriculares espía, pues son equipos que pasan totalmente desapercibidos porque se introducen en el oído y a través de un inductor envían la señal emitida por un reproductor MP3 o un teléfono móvil.

Existen dos tipos de pinganillos: uno que funciona con pila, el cual es perfecto para el trabajo de los reporteros o actores, pues es de uso profesional y tiene un tamaño considerable. También se le conoce como pinganillo VIP y no es muy adecuado para copiar en exámenes, pues suele verse y escucharse con facilidad.

Por otra parte, está el pinganillo sin pila, al que también se conoce como invisible o nano, pues es casi imposible de ver o escuchar desde afuera. Esto lo convierte en el elemento ideal para copiar en un examen, aunque es importante elegir una marca reconocida que garantice su funcionamiento adecuado.

Cámaras ocultas para examen

Las cámaras ocultas para examen suelen representar uno de los elementos más efectivos a combinar con un pinganillo a la hora de copiar en un examen, pues puedes contar con un cómplice fuera del aula que observe en su móvil a través de la cámara oculta las preguntas a responder y te proporcione las respuestas con el pinganillo.

Este es uno de los métodos más prácticos y seguros con los que puedes contar a la hora de copiar en un examen. Sin embargo, requiere una inversión considerable que debes analizar si lo vale, de acuerdo con el tiempo que lo usarás.

cámara-para-examen

Tú profe se las sabe todas

Uno de los aspectos más importantes a la hora de intentar copiar en un examen es no subestimar al profesor, pues la mayoría de ellos están atentos a todo lo que hacen sus alumnos; incluso algunos ya manejan muy bien dispositivos tecnológicos con los que pueden detectar cualquier señal de equipos espía, tales como:

Detectores de radio frecuencia

Son aparatos que tienen la capacidad de captar la señal de radiofrecuencia con la que funcionan los dispositivos espía como una cámara, un pinganillo o un micrófono. Tienen una potencia bastante considerable y permiten hacer una especie de barrido en los salones de manera rápida y práctica.

Si eres un profesor y quieres evitar que tus estudiantes utilicen dispositivos electrónicos como mecanismo para copiar en tus exámenes, puedes optar por comprar un buen detector de radiofrecuencia, pues es una inversión que te evitará molestias y engaños de tus alumnos en un futuro.

Detectores de cámaras

En caso de que seas docente y quieras evitar que tus estudiantes te graben a escondidas o usen una cámara como medio para copiar en tus exámenes, entonces puedes adquirir un detector de cámaras espía, el cual tiene por función identificar tanto la existencia como el lugar exacto en el que se encuentra este dispositivo dentro del aula.

Existen diferentes marcas y modelos de detectores de cámaras ocultas, por lo que te recomendamos siempre inclinarte por aquellos fabricados por marcas reconocidas y que te garanticen un funcionamiento óptimo. En nuestra tienda en línea puedes encontrar estos equipos, cuya calidad está garantizada.

Detectores de micrófonos

Al igual que los detectores de cámaras, los detectores de micrófonos son dispositivos muy útiles con los que es posible captar si en un lugar existe algún micrófono espía, pues a través de una antena detecta las señales que este equipo envía, indicando en la pantalla el lugar específico en el que se encuentra.

En nuestro catálogo puedes encontrar los detectores de micrófonos más efectivos con los que puedes mantener el control de tus estudiantes, a fin de evitar que copien en tus exámenes empleando micrófonos u otros dispositivos tecnológicos de alta generación.

Las diversas herramientas tecnológicas de comunicación que existen hoy en día se han convertido en elementos muy útiles para hacer trampa en los exámenes, mejorando las chuletas en un nivel muy elevado. Por otra parte, dicha tecnología también puede ayudar a los profesores a detectar aquellos equipos con los que se puede copiar un examen. Esto convierte a esta acción en algo más delicado, donde la adrenalina no deja de fluir.

Comparte
No hay productos en el carrito.